Plan de tratamiento individualizado y estructurado

Plan de tratamiento individualizado y estructurado

El tratamiento se basa en la identificación precoz del trastorno y en la realización de un proceso diagnóstico multidisciplinar que contempla una evaluación de las capacidades y necesidades individuales, y orienta hacia un plan de tratamiento centrado en la persona con TEA.

El aprendizaje significativo debe siempre basarse en el interés personal y las motivaciones del niño. Por tanto, la primera tarea de cualquier programa incluye determinar la justificación de éste en cada caso concreto.

La estructuración implica tanto la adaptación del entorno a las necesidades de predictibilidad y estabilidad de estas personas como la explicitación a priori de los objetivos que se desea alcanzar y de las actividades diseñadas para conseguirlo. Sólo un programa multidisciplinar organizado, estructurado a priori, permite una evaluación fiable de los objetivos alcanzados, que siempre habrán debido acordarse previamente con los padres de la persona con TEA.